sábado, 5 de noviembre de 2016

Soy la poesía que un día Él escribió



Un día pensaste en mi y tus pensamientos se hicieron poesía.

Entre versos y prosas, escribiste mis días expresando al máximo tus sentimientos, tus sueños. Y al terminar... susurraste en mis oídos esa manifestación de amor, te escuché y no tuve temor.

No sé qué hizo que olvidara ese poema que ecribiste en mi corazón, de hecho, si sé.... pero gracias por volver a recordármelo.

Recuerdo esas dulces y hermosas rimas que decías. Aún no creo que toda esa belleza se tratara de mi, pero estoy aprendiendo a caminar al ritmo de tus versos, estoy aprendiendo a hacer cada una de tus palabras parte de mi vida.

No recuerdo todo lo que me dijiste, pero si algunas cosas vienen a mi mente: dulzura, perdón, abundancia y amor.  Plenitud, paz, única y capaz. Fuerte y valiente.

¿Me puedes leer lo que ese día escribiste de mi? Mientras camino, te escucho. Mientras te escucho, se hace realidad.

Y es que empiezo a vivir en esa plenitud de la que tanto hablabas, empiezo a ver cada verso en mis mañanas y ¡tenías razón!, sabe mejor la vida así, contigo.

Gracias por escribir mis días con dulzura y amor, lo puedo sentir en cada segundo que pasa... y si en algún momento no lo siento, no negaré tu existencia... la buscaré y me aferraré a ella.

lunes, 6 de junio de 2016

AMA!

- AMA! me dijo.
- Pero, si me ha hecho mucho daño! Le dije, y pude ver su rostro inclinándose hacia mi desde la cruz, me miró fijamente a los ojos y me dijo: "Ellos también me han herido y todavía los amo."

Se me cortó la respiración y esa frase hizo eco en mi mente. Lo que me hizo pensar que yo también lo he herido antes y aún me ama, he herido a alguien mas y pido una oportunidad, pido perdón, deseando que todo siga como que nada ha pasado y que me sigan amando igual... y de todas formas, me encuentro en situaciones en que yo decido no amar.

Y me dijo:
- "LOVE.... like you've never been hurt before....That's REAL love, That's Grace... That's who I AM."


jueves, 10 de marzo de 2016

"Los hombres no lloran."

"Los hombres no lloran", te dijeron de pequeño cuando te golpeaste la rodilla o cuando te rompieron el corazoncito, y ahí aprendiste a guardar tus lágrimas y a construir una muralla frente a tus sentimientos, ahí...aprendiste a mentir. No sé quien te enseñó esto, pero lo que si sé es que ES UNA MENTIRA para ti y para los que te rodean, una mentira que no se la inventaron los machos, se la inventaron los machistas.

Una vez, vi a un hombre llorar cuando perdió a su mamá pero se secó las lagrimas cuando llegaron sus hijas, pues por que "los hombres no lloran". Lo vi aguantarse las lágrimas cuando una de sus hijas decidió pedirle perdón y también perdonarlo, cuando sentía dolor a causa de su enfermedad, por miedo a morir y dejar a su familia. Pero lo que verdaderamente sentía nunca salió, pues por que "los hombres no lloran", no? . Su nombre era Papi , al menos así yo lo llamaba.

También sé de otro hombre que lloraba cuando estaba conmovido y angustiado, tanto...que una vez sus lágrimas fueron de sangre, Su nombre es Jesús. ¡ El hombre más perfecto de la tierra lloró ! Llorar no te hace imperfecto, te hace perfectamente humano. Llorar no es para débiles, es para valientes. Llorar trae paz, sanidad, liberación y permite que saques de ti aquello que no te deja dormir, aquello que no te deja respirar.

No me digas que los hombres no lloran, por que te puedo creer y cuando lo hagas pensaré que me estás mintiendo. No escondas tus emociones detrás de una copa, de una falsa sonrisa o de un carácter fuerte, por favor. En tiempos de debilidad, no finjas ser fuerte, tu familia y tus amigos te necesitamos a ti, no la falsa versión tuya.

Imagina que soy tu hija. Si lloras, no voy a pensar que no eres fuerte, no voy a dejar de pensar que eres mi héroe. Voy a pensar que eres sensible, que te duele lo mismo que a mi, ¡ Voy a pensar que me entiendes, Papi !

Si fuera tu hermana o amiga, siempre sabré que estarás para mi aunque estés quebrantado. Sabré que necesitas tiempo para asimilarlo, ¡ Igual que yo Manito !

Si fuera tu esposa, quiero saber cuando tienes miedo, cuando algo te conmueva o cuando algo te molesta. Quiero ver la versión de carne y hueso de mi esposo, no una falsa que me haga pensar que eres de acero inoxidable. ¡ Quiero ver tu corazón, Mi Amor !

Si fueras mi hijo, no quisiera que me mintieras en la cara diciéndome que todo está bien cuando en realidad te estás muriendo por dentro. ¡ Siempre voy a saber cuando algo te pasa, Mi Chiquito !

¡LLORA! Aunque sea de felicidad.
¡LLORA! Cuando estés deprimido.
¡LLORA! Cuando estés asustado.
¡LLORA! Cuando estés enojado.
Eso no te hace menos hombre, te hace más humano.

sábado, 20 de febrero de 2016

"Forgive Yourself"


"Forgive Yourself", digo la maestra. Después de clases fui a mi casa y, diseñadora gráfica al fin, hice un diseño sobre esta frase y la publiqué en Facebook. Luego fui a mi trabajo, y de camino di una mala pisada, me doblé el pie y me caí. El primer mensaje para mi misma fue: "ERES UNA ESTÚPIDA! Cómo te pudo pasar esto?", empecé a insultarme a mi misma por que...Quién se cae de su propio pie tantas veces en la vida? YO!!!!!!!!!!

"Forgive yourself, it was an accident."

Esto vino a mi mente y pensé: "Cierto!!!" pero... Dónde aprendí a insultarme a mi misma cada vez que cometo un error? Quién dijo que soy estúpida sólo porque me equivoqué? Cuándo hice eso parte de mi vida? Quién te enseñó a ti a decirme eso? Quién les enseñó a ellos a decirte eso a ti?

No sé quién habrá sido, pero... no lo hagas parte de tu vida. Don't forget you are human & humans make mistakes.

NO MORE! Stop & Forgive yourself.



sábado, 29 de agosto de 2015

Un gran libro llamado Prico (Parte II)


"¡Reconozco que eres el Autor de este libro!"  fue lo último que le dije.

Ha pasado mucho tiempo después de eso, mas sin embargo volví a interrumpirlo. "Aún no termino", me dijo con amor. Pero insistí, me desesperé y volví a tocar ese Gran Libro llamado Prico.

"¡Ya termina! Quiero saber lo que estás haciendo."

Sólo quería saber cómo terminaría este libro, cuál será el próximo capítulo, cuál era el propósito de los anteriores. Cada página tenía una intención, cada fracaso, cada éxito, cada punto, cada coma.

"¡Auch!" - grité. "¿Qué estás haciendo? ¿No se supone que no debería dolerme?", le decía cada vez que sentía la presión del pasado. Me desesperé y preferí observarlo de lejos, y mientras más lejos menos entendía el objetivo de lo que hacía conmigo, sólo pensaba que tanto tiempo invertido en arreglar las páginas que destruí era un desperdicio.

- No entiendo lo que haces.
- Espera, ya te muestro.
- Pero quiero saber ahora, me estoy desesperando.

Esa fue nuestra corta conversación, no lo dejé responder y me fui con mi libro en mano. Total, al final es mi libro, es mi historia. Pero olvidé que no soy la Autora.

Dejé de esperar, dejé de confiar, dejé de soñar.

Con gran facilidad abandoné lo que un día amé, olvidé lo que un día me regalaron. Poco a poco murieron mis sueños, olvidé esas promesas, dejé de perseverar. Borré cada coma que Él había puesto, le dije "HASTA AQUÍ" a cada frase de mi libro que iba a continuar con quién sabe qué, no tenía tiempo para esperar, me era más fácil renunciar a todo lo que ameritaba una pausa. Cada punto que había finalizado algo en mi vida, lo convertí en una coma y quise volver a esos lugares donde Él ya se había marchado. Le di otro giro a la historia de mi vida, otra vez.

Mientras yo escribo, muero. 

- No olvides lo que te prometí, no olvides para qué te creé.
- Pero ...

No pude ni siquiera terminar de hablar, esta vez fue a mi a quien interrumpieron, fue a mi a quien fueron a buscar.

- Si hubieras llegado antes, nada de esto hubiese pasado. Pero yo sé que aun ahora lo puedes arreglar. No quiero que pienses que sólo te necesito para que arregles mis desastres, te necesito siempre, pero a veces lo olvido.

No me quedó de otra que entregarle esas páginas que un día Él empezó, yo destruí, Él las continuó ... y yo las volví a cambiar.

- ¿Por qué no me dices nada? ¿Por qué me miras así con tanto amor? No lo merezco. ¡Dime algo!

No me dijo nada y tuve que esperar. Me costó pero, entendí que un silencio no es un final, entendí que debo levantar la mirada cuantas veces deba levantarla, gritar cuantas veces tenga que gritar, recordar Sus promesas cuantas veces tenga que recordarlas, desesperarme, llorar... hasta ver lo que un día Él me prometió, pero nunca debo dejar de soñar, de esperar.

Y Él, con amor y paciencia, espera un nuevo atardecer, prepara un nuevo café, vuelve a Su lápiz  y continúa escribiendo con una gran sonrisa en su rostro ese gran libro llamado Prico.

Mientras Él escribe, vivo. 


(Parte I: - Un gran libro llamado Prico  )

sábado, 1 de noviembre de 2014

¡ Hay algo en mi que yo no veo !

Hay algo en mí que ellos ven. Tal vez sólo se ve desde afuera, porque yo estoy dentro y no lo veo, NUNCA lo he visto.

"Priscilla, la inseguridad no es parte de tu personalidad", me dijo y me retumbó hasta el alma. "Por Dios, soy el ser humano más inseguro que he conocido", pensé, pero él me miraba  seguro de lo que veía en mi y me lo creí, por lo menos por un segundo.

Ella me dijo: "Sé que te irá bien, estarás positiva y segura, tal cual eres", se me trancó la garganta y mi sistema respiratorio me falló por cinco segundos, miré hacia los lados, "¿me hablas a mi?" le pregunté y me dijo que si. Pensé que se burlaba pero su mirada y sonrisa decían lo contrario.

"¡Tomarás tu mochila e irás a conocer el mundo sola, sin pensarlo mucho, asi eres tú!". Luego de eso, lo único que pensé fue: "¿Cómo sabe que quiero hacer eso? pero... ¿Cómo es que no sabe que no me atrevo?". Lo único que sabe es que soy capaz de eso y más, lo único que no sabe es que no me atrevo.

Y mis preguntas siempre serán las mismas:
- ¿Cómo es que ellos ven eso en mi? eso que yo no veo.
- ¿Cómo hago para ver lo que ellos ven?

              ¡ Hay algo en mi que yo no veo !

           
         

martes, 2 de septiembre de 2014

¡ P E R M I S O !

Quiero llegar lejos, pero a veces quien me lo impide eres tú.
Quiero volar alto, pero siempre me cortas mis alas como si fueran tuyas.
Quiero ser yo misma, pero cuando lo hago me haces imitarte.

Quiero llegar lejos. He dado el primer paso ciento de veces y tú me detienes, me dices que nada tiene sentido, que nada vale la pena... y yo te creo. Has vivido más que yo, tienes más experiencia que yo y me siento segura con tu respuesta. Me acomodo, y mi viaje lo pospongo para otra ocasión que TÚ consideres.

Quiero volar alto, pero tengo unas alas que ya no son mías. Esas alas estan construidas por muchas personas que ya ni recuerdo, algunas ni las conozco. No se dónde están las que hice yo misma, con las que vine desde pequeña cuando era soñadora, no sé dónde las puse, tal vez al lado de mis sueños que tampoco los recuerdo.

Quiero ser yo misma, pero tienes un paradigma en tu cabeza que no se ajusta al mío. Puedo llegar a imitarte y se puede convertir en costumbre, pero nunca seré tú y nunca serás yo. Tengo un problema y es que no soy conflictiva, por evitar algo puedo hacer muchas cosas, como ser otra persona mas parecida a ti y al final, cuando soy yo misma...puedo llegar a sorprenderte.

Lástima que tú no pienses igual y te quedes ahí parado siendo otra persona, cumpliendo los sueños de otro sin poder volar. PERMISO! Quiero volar alto, llegar lejos,ser yo misma y tú no me lo permites.

¡ P E R M I S O ! , me tengo que ir.

jueves, 15 de mayo de 2014

Un gran libro llamado: Prico


Dios está escribiendo mi historia. 

Puedo imaginarlo escribiendo la historia de mi vida. Lo puedo ver en una sala con una vista hermosa, tal vez un precioso atardecer se asoma por la ventana, ¿lo ves?, caminando de un lado a otro pensando en Su nueva hazaña para mi vida.

Tiene lentes, no por que tenga problemas de la vista, si no por que nos hace ver mas intelecuales. ¡Lo puedo ver! ¿Lo ves conmigo? En la sala tiene un asiento cómodo, como esos reclinables y al lado una mesa con un café, ¿lo puedes oler? está caliente, tiene canela, whipped cream y leche... ¡Un capuccino!. Tiene una hermosa y contagiosa música de fondo, instrumental, que lo inspira a escribir.

Él respira, toma café, piensa y escribe... mientras escribe, yo vivo.

Escribe en un libro amarillo. Es grande y está descuidado, ¡that's my fault!, tiene muchos borrones, ¡that's my fault too! y Su letra es grande, hermosa y dorada. Tiene cuidado de cada palabra que escribe, de cada sueño depositado en mi corazón, escoge delicadamente los personajes que aparecerán en éste gran libro llamado Prico. 

Mientras Él escribe, yo vivo. 

Puedo escuchar Su voz en cada paso que doy, en cada situación puedo ver Su firma, mi vida está firmada con Su nombre, mi historia tiene autor. Muchas veces quiero ignorar Su voz y Su historia, decido hacer mi propio guión, sabiendo muy en el fondo que al final el Autor es quien sostiene el lápiz. Su lápiz es muy peculiar, lo que escribe cobra vida en mi vida, tiene poder y más razón que yo.

Puedo verlo como a veces decide que yo continúe mi historia, no tengo tanto arte para escribir como Él pero hago el intento y siempre llego a perder el hilo. Las hojas se maltratan cuando yo escribo, se tornan color gris y se deteriora fácilmente y ahí es cuando decido soltar el lápiz, "¡Reconozco que eres el Autor de este libro!" , eso siempre le grito con desesperación y Él, con amor y paciencia, vuelve a Su café, Su lápiz, a ese atardecer, a Su asiento reclinable y continúa escribiendo con una gran sonrisa en su rostro ese gran libro llamado Prico.


lunes, 17 de marzo de 2014

El sonido de la lluvia




Un día salía de mi casa para el salón, el cielo estaba nublado a mi izquierda y soleado a mi derecha, mis ganas de ir ya estaban en CERO y me devolvì una vez a buscar la sombrilla, una segunda vez a buscar un gorro y una tercera para quedarme pues temía que lloviera tan fuerte que arruinara mi pelo. 

Escuchè un trueno y ahi afirme: ME QUEDO! Mi madre me mira y me dice: "Que no te asusten los truenos" y fue como una pausa de un microsegundo y pude comparar su voz y sus palabras con las de Dios. ¡Cuantas veces nos enfrentamos a situaciones y en el camino nos distraemos por los obstáculos e ignoramos la voz de Dios que nos dice "Continúa, que no te asusten los truenos" !

A la verdad, a mi me ha sucedido, emprendo un viaje por un lugar desconocido con el fin de encontrar nuevas experiencias o quizà cumplir uno de mis sueños y en el camino empieza a llover.Y así como aumenta la lluvia, aumentan mis dudas: ¿Estoy en el lugar correcto? ¿A dònde creo que voy? ¿Quièn me mandò a venir? y así es como veo desaparecer una vez mas mis sueños o lo que pudo haber llegado a ser un gran proyecto de vida.

Ni hablar de cuando empiezan los truenos y relámpagos, las dudas aumentan y la culpa es un nuevo ingrediente. A veces trato de culpar a alguien, a veces me culpo a mi misma , y todo termina peor que como cuando empezó, ignorando la voz de mi Creador que me dice: "Que no te asusten los truenos, estàn ahí para distraerte".

Como de costumbre, suelo unir cosas de la vida con enseñanzas, yo pensaba que era la única que lo hacia pero mi jefe, una persona que admiro mucho, también lo hace y me da más ánimo de seguir haciéndolo... En fin, fui al salón y quedé D I V I N A. (JAJAJAAJAJAJA)

viernes, 14 de febrero de 2014

No soy mejor que tú

Por mucho tiempo pensé que era mejor que mis amigos. Nací en un hogar cristiano, visitaba la iglesia desde que tengo conocimiento, lo que quiere decir que conocía lo que era bueno y malo desde pequeña, al menos eso pensaba. Crecí con un temor a Dios errado, tenía miedo de hacer algo malo y que Dios me castigara, pero no tenía ese temor de respeto y amor que se merece.

De adolescente, podía visualizar el futuro de mis amigos; sabía en qué terminarían si seguían con ese tipo de vida. Me sentía excluida y alejada de todo lo malo, pues yo no bebía, no bailaba, no fumaba, no iba a discotecas, no escuchaba música del mundo y no hacía NADA incorrecto, al menos eso intentaba, aunque mi corazón estaba en otro lugar.

Crecí, y hasta hace poco tiempo, tenía ese mismo pensamiento en mi mente: "Yo estoy bien, ustedes están mal". La vida me enseñó muchas cosas, Dios me llevó por caminos donde pude abrir mis ojos y vi que "No soy mejor que tú". No hice lo que ustedes hacían, pero hacía cosas peores. No bailaba, pero mi corazón se lo entregaba al primero que me prometía amor y protección. No fumaba, pero de mi boca salían palabras que hirieron muchos corazones y muchas vidas fueron marcadas. No escuchaba "música del mundo" pero prestaba mis oídos a chismes y murmuraciones. 

No soy mejor que tú! Tenía la verdad en mis manos y no fui el mejor ejemplo para ti. Asistía religiosamente a la iglesia, sábado tras sábado, domingo tras domingo, y el lunes no era el mejor ejemplo de iglesia que podías ver. Quizá te alejé de Dios por mi forma de ser. Fui egoísta, nunca compartí lo que era Jesús para mi, lo que ha hecho en mi vida y lo que podía hacer con la tuya. No fui la mejor Biblia que pudiste haber leído, ni el ejemplo de Jesús que merecías conocer.No soy mejor que tú, aunque a veces pensaba que si. Nunca te demostré mis debilidades, te mostré quizá un cristianismo distorsionado. La verdad es que, hasta yo necesitaba a Jesús en mi vida.

Me llegué a creer insignificante, no tenía una historia que contar, como la del hijo pródigo, que tuvo una vida descontrolada y al arrepentirse hacen fiesta en su casa, yo más bien era el hermano del hijo pródigo, siempre en casa haciendo "lo bueno", pero nadie conocía su corazón.

El domingo 15.12.13, desperté de toda esta mentira, pude ver mi condición, y pensé en esas personas que herí o aquellos que vi llegar a dónde sabia que llegarían, e hice esta oración:
"Dios mio! He dicho tener la verdad, más no la comparto. Veo a mis amigos caer, más no los levanto. Predico sobre Jesús, más no lo demuestro. Me arrepiento de todo, TE NECESITO" ... Ese día recibí a Jesús en mi vida, tanto tiempo esperándome como todo un caballero hasta que POR FIN le entregué mi corazón. Yo era una religiosa más, que hablaba de Jesús más no lo conocía. Creeme, no soy mejor que tú. 

Y pues aquí estoy abriéndote mi corazón, perdóname por no ser esa Biblia, ese ejemplo de Jesús, esa representación de la iglesia que TU mereces conocer. Perdóname! y si necesitas a Jesús igual que yo, vuelve hacia arriba y personaliza la oración que hice, solo tú sabes tu condición y Él quiere escucharte. 

Y cuenta conmigo!!!!! Esta vez haré lo posible para hacer lo que debí hacer antes.